banner

Mientras las empresas de telecomunicaciones fijan sus objetivos para 2021, nos sumergimos en algunas de las tendencias y aspectos más destacados del sector para este próximo año. Desde el 5G hasta el IoT, entre otras cuestiones, le ofrecemos cinco tendencias en telecomunicaciones para 2021

Ya estamos en 2021 y, con él, llegan los habituales propósitos de año nuevo: por fin nos apuntamos a esas clases de entrenamiento de CrossFit® (¿verdad?), empezamos una nueva dieta y le quitamos el polvo a nuestro pasaporte. O al menos eso esperamos.

Pues bien, lo mismo ocurre con el sector de las telecomunicaciones. Mientras las empresas fijan sus objetivos para 2021, hacen un hueco en su calendario para esas reuniones de seguimiento, de información y de presentación de informes, la tecnología continúa su progreso, aunque a un ritmo más lento.

Esto en cuanto a las “tecnologías emergentes”. La pandemia ha convertido avances como IoT o SD-WAN en infraestructuras prácticamente imprescindibles para que las telcos -y muchas industrias de su entorno- funcionen correctamente. Además, los bloqueos y cierres también aumentaron el consumo de banda ancha y el tráfico móvil.

En este artículo, le damos algunas ideas sobre lo que es una infraestructura crítica y lo que no lo es.

Hemos tardado algunas semanas en conocer lo que ocurrió en 2020, para proyectar mejor el panorama que se presenta para las telcos este año. Finalmente, con la ayuda de expertos y líderes del sector, esta es nuestra lista de cinco tendencias en telecomunicaciones para 2021, un año que, más que un reseteo, alberga grandes oportunidades para las empresas de telecomunicaciones

5 tendencias del sector de las telecomunicaciones que impulsarán la innovación de las telcos

1.Despliegue y expansión del 5G

Ha pasado casi un año desde que vivimos el primer evento masivo en el que se implantó el 5G: la Superbowl LIV. 5G significa 5ª generación y es la tendencia más reciente de la industria, aunque ciertamente no la última, que se desplegará en todo el mundo después de que los íderes de las telecomunicaciones ya hayan publicado sus demostraciones y pruebas. El 5G lleva la fluidez a otro nivel.

En una época en la que la demanda de conectividad de alta velocidad es mayor que nunca, la tecnología 5G está preparada para satisfacer estas altísimas expectativas. El coste de la conectividad disminuye, la velocidad ultrarrápida y la esperada reducción de la latencia son algunas de sus numerosas ventajas para la red, por no hablar de cómo una conectividad mejor y más rápida podría mejorar la movilidad, la agricultura, la sanidad y el comercio o el aumento del PIB mundial, que rondará los mil millones. A medida que las empresas comienzan a desplegar gradualmente dispositivos e infraestructuras con capacidad 5G, es razonable suponer que la conectividad está dando un gran paso hacia el futuro (McKinsey & Company, 2020). –

Pero, ¿ha llegado el momento de hablar del 6G?

Mientras más de 100 telecos y operadores despliegan redes 5G y capacidades comerciales en el mercado, sus departamentos de I+D, junto con varias otras organizaciones tanto del sector público como del privado, ya están trabajando en (y financiando) diferentes proyectos para la próxima generación de conectividad (Bloomberg, 2020), concretamente en Europa (Hexa-X cofinanciado por la UE), Estados Unidos y China. La sexta generación es una tecnología que previsiblemente utilizará las ondas de terahercios de alta frecuencia, tendiendo por fin un puente entre los mundos digital, físico y humano.

2. La inteligencia artificial y el aprendizaje automático aumentan la fiabilidad

Hemos hablado de cómo las empresas del sector de las telecomunicaciones están utilizando la IA y el ML para impulsar la automatización de sus operaciones de infraestructura, y 2021 será un gran año en este sentido.

Estrechamente relacionada con el despliegue de la red 5G, que actuará como catalizador de la integración de la IA y el ML, la nueva era de la inteligencia artificial utilizará toneladas de datos para predecir los picos de tráfico, proporcionar un mejor servicio de extremo a extremo y mejorar la conectividad. Las empresas de telecomunicaciones tienen la oportunidad de aprovechar estas tecnologías para mejorar las capacidades de la red, ofrecer una experiencia de cliente fluida y, por supuesto, automatizar la infraestructura.

Aiste Kryzanovske, de Voi Preview, añade que el valor de la IA también puede medirse en la lucha contra el fraude. “La inteligencia artificial será muy beneficiosa, ya que las anomalías se detectan más rápidamente y se inician acciones antifraude configurables”.

Dado que la creación y el consumo de datos crecerán hasta cantidades sin precedentes, las empresas, y especialmente las telcos, tendrán que mejorar su gestión estadística de la información con las herramientas y el software adecuados que, impulsados por la IA, puedan producir conocimientos significativos sobre el comportamiento de los consumidores y generar nuevas oportunidades de ingresos.

3. Crecimiento de las plataformas en la nube

La industria de las telecomunicaciones es la mayor en tamaño absoluto dentro del sector de las TI, pero ha generado sólo el 14% del crecimiento de las TI en su conjunto (Brookings, 2019). Por el contrario, el procesamiento de datos, la publicación en Internet y otros servicios de información son los segmentos de las industrias productoras de servicios que más crecen.

XaaS liderará el gasto en TI en 2021 y en los años siguientes. Mientras la inversión en tecnologías tradicionales (hardware, software, servicios y telecomunicaciones) se estabilizará, la inversión en blockchain y otras tecnologías revolucionarias aumentará por encima de la media, ya que el gasto se destina a la nube, los móviles, las redes sociales y el análisis de big data.

4. De el IoT a la era de Internet de (casi) todo

La demanda de dispositivos y aplicaciones de IoT domésticos e industriales seguirá aumentando exponencialmente en el mundo post-pandémico.

A partir de 2020, en el mundo se han instalado 20.000 millones de dispositivos IoT activos (Statista, 2020), y cada segundo se conectan 127 dispositivos IoT. Simplemente asombroso. Se espera que la cifra crezca hasta los 75.000 millones de dispositivos conectados en 2025, a tan solo 47 meses de distancia.
Esto crea una inmensa oportunidad para que las empresas de telecomunicaciones inviertan en dispositivos IoT en todo el panorama. La pandemia ha disparado la demanda de dispositivos domésticos inteligentes y las importantes mejoras en la conectividad que aporta la 5G permitirán a los dispositivos IoT intercambiar datos en tiempo real de forma instantánea.

Los dispositivos IoT, por su parte, se clasifican en 5 categorías principales:
IoT de consumo: dispositivos de iluminación, electrodomésticos y asistentes de voz.
IoT comercial: como los marcapasos inteligentes, los sistemas de monitorización y la comunicación entre vehículos (V2V).
IoT industrial: innovaciones en los procesos de producción como la agricultura, la agricultura inteligente y el big data industrial.
IoT de infraestructuras: aquí es donde entran las telecos, en términos de conectividad. Mediante el uso de sensores de infraestructura, sistemas de gestión y aplicaciones de fácil uso, las telecomunicaciones pueden permitir una conectividad sin fisuras.
IoT militar: aplicación de las tecnologías IoT en el ámbito militar, como los robots para la vigilancia, entre otros.

5. Las telecomunicaciones impulsan el futuro del trabajo

Con los países que entran inmersos en un confinamiento temporal (una vez más) y las empresas que lamentablemente cierran, la necesidad de una transformación digital es mayor que nunca.

Las empresas de telecomunicaciones se han convertido en una de las industrias más esenciales debido a la pandemia y muy probablemente seguirán siéndolo en el futuro inmediato. Acercar a las personas, posibilitar las comunicaciones profesionales y sociales, permitir que las empresas sigan suministrando productos y servicios mediante la migración a la nube, y mostrar una admirable capacidad de resistencia en medio de la crisis de la COVID son algunos de los aspectos más destacados de las empresas de telecomunicaciones en el último año, y podemos esperar que sigan construyendo a partir de esta base.

2021 será el año de los grandes facilitadores y, con casi toda seguridad, contaremos con las empresas de telecomunicaciones entre ellos.

Observaciones finales

Este año, la atención se centra en los despliegues de 5G y en el enorme impulso de conectividad, velocidad y transformación empresarial que ello conlleva. Sin embargo, ésta no será la única tendencia que marcará el año 2021 en el sector de las telecomunicaciones (los proyectos de 6G ya están en marcha, por ejemplo).

La investigación muestra que las telecomunicaciones seguirán manteniendo la competitividad global e impulsando la productividad laboral, al tiempo que aprovechan las tecnologías emergentes que tienen el potencial de revolucionar la experiencia del cliente, la expansión de la red y la gestión de la infraestructura.

Debemos esperar que el sector de las telecomunicaciones guíe la innovación a través de la nueva normalidad, ya que las demandas de la red son cada vez mayores. La conectividad consistente y la mejora del servicio al cliente pueden convertirse en los dos elementos clave para el futuro de las telcos.

Descargue nuestro Ebook gratuito

La era de la automatización de infraestructuras de telecomunicaciones